Los protocolos de sanidad e inocuidad del ganado porcino fueron reforzados, a fin de evitar que esos animales sean sacrificados y su carne comercializada, tras confirmarse la presencia de más de 10 cerdos con problemas de salud pulmonar, informó la  delegación local de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Tras ese reporte, los animales fueron puestos en cuarentena y los que ya habían sido sacrificados fueron incinerados y tirados al relleno sanitario para evitar su consumo.

Por su lado, la subsecretaría de Ganadería de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Rural y Pesca (Sedarpe), anticipó que las pruebas de laboratorio determinarán que tipo de enfermedad padecen los animales provenientes de Yucatán.  

“Han sido detectados animales con problemas pulmonares y como lo detectan en el rastro, es un caso de salud pública y el Ayuntamiento debe retener la carne, la debe incinerar”, afirmó, a su vez, el subsecretario de ganadería de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe), Jun Castro Loría.

El funcionario estatal dio a conocer que solicitó al Comité de Fomento y Protección Pecuaria de Quintana Roo aumentarlas medidas para el ingreso de animales porcinos provenientes de Yucatán, así como el establecimiento de un cerco sanitario.

De igual manera, las autoridades pecuarias y sanitarias de Yucatán deberán investigar el caso y detectar de qué rancho provienen los animales infectados, ya que hasta el momento desconocen la enfermedad o padecimiento preciso que afecta los pulmones de los cerdos.

Palco Noticias