Acorde a la ocupación hotelera, los transportistas turísticos operan con 55 por ciento de su capacidad, muy por debajo del 85 por ciento que tenían proyectado para este período, lo cual los ha puesto en aprietos para cumplir con la renovación de su flota vehicular, debido a la crisis económica provocada por la pandemia del Covid 19.

El secretario del Movimiento de Transportistas Organizados Unidos de la Riviera (TOUR), José Bizarro, indicó que en Quintana Roo hay nueve mil 500 con placas para servicio de transporte turístico federal, de las cuales cerca de mil deben renovarse este 2021 pues su antigüedad no debe exceder de 10 años.

Aunque la mayoría no espera a que cumplan 10 años para sustituirlas, pues cada año deben someter las unidades a un control de sus condiciones físico-mecánicas por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), además de que las agencias exigen vehículos recientes y modernos, la situación económica los ha puesto en aprietos para cumplir con esta renovación.

José Bizarro reveló que el Covid 19 ha provocado que las tasas de los créditos bancarios se eleven de no más de 12 por ciento que registraban en años anteriores a 17 por ciento, además de los precios de las unidades se incrementaron de manera considerable, por lo que las básicas más económicas pasaron de 400 mil a 500 mil pesos, mientras que las camionetas de lujo alcanzan hasta 1.5 millones de pesos al igual que las camionetas Sprinter.

Quadratín Quintana Roo