Señalan que no se respetó la normatividad en la materia ni los instrumentos de planeación urbana.

Trabajadores de la empresa “Promocasa Industrial S.A. de C.V.” destruyeron la glorieta construida en la avenida Del Centenario con Ignacio Altamirano, en Chetumal, después de que el Ayuntamiento de Othón P. Blanco determinó no autorizar su regularización, a pesar de que esa misma autoridad municipal pidió su construcción.

La edificación de la glorieta fue solicitada por Susano Jacobo Cauich Ku, director general de Obras Públicas, al empresario Juan Manuel Mercader Rodríguez, propietario de “Promocasa Industrial S.A. de C.V.”, pero peritajes de la misma autoridad determinaron que no se respetó la normatividad en la materia ni los instrumentos de planeación urbana.

El pasado 15 de diciembre de 2020, la Dirección General de Desarrollo Urbano municipal, dio un plazo de 15 días a la empresa local para demoler la glorieta, así como dejar la vía de circulación en su estado original.

Incluso, en la resolución el municipio advirtió a la empresa que de no acatar la determinación iba a ser acreedora de una sanción económica de entre tres mil 080 pesos a 61 mil 610 pesos, de acuerdo con lo establecido en la Ley de Planificación y Desarrollo Urbano del Estado de Quintana Roo, la Ley Orgánica Municipal, y la Ley de Obras Públicas y Privadas del Estado y sus municipios.

Esas mismas leyes establecen que el que ocupe la vía pública sin autorización con construcciones o instalaciones superficiales, aéreas o subterráneas, estará obligado a retirarlas o demolerlas.

También, cuando su ejecución se realice sin las debidas precauciones y ponga en peligro la vida o la integridad física de personas o pueda causar daños a terceros o a la vía pública.

Sin embargo, en el caso del funcionario municipio que solicitó mediante oficio la construcción, hasta el momento no se le iniciado algún procedimiento a través de la Contraloría Municipal, a pesar de haber incurrido en abuso de sus funciones.

Según la petición que hizo, en su oportunidad, a la empresa, la supuesta función de la glorieta era ordenar el tránsito vehicular en el cruzamiento de las avenidas Del Centenario e Ignacio Altamirano, así como apoyar la imagen urbana de la capital del estado.

Recientemente, los regidores integrantes de la Comisión de Desarrollo Urbano y Transporte del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, presentaron una iniciativa de ordenamiento municipal por el que se expida el Reglamento de Desarrollo Urbano y Construcción del municipio de Othón P. Blanco; documento que cuenta con más de 17 años de desfase.

Novedades de Quintana Roo