Las ventas no han sido las esperadas desde el arranque de la temporada decembrina.

La falta de promoción, ausencia de beliceños y coronavirus, mantiene prácticamente en “la lona” a los más de 200 vendedores de ropa de los dos mercados municipales más grandes de Chetumal, quienes solamente “sacan” para la comida y solventar gastos de las necesidades básicas de sus familias, a pesar de estar en temporada decembrina.

En un recorrido por los mercados públicos “Lázaro Cárdenas” e “Ignacio Manuel Altamirano”, se observó pasillos semi vacíos, así como a los comerciantes “matando” el tiempo acomodando y doblando una y otra vez las prendas de vestir, ante la falta de clientes.

Durante el arranque de la temporada decembrina, las ventas no han sido las esperadas y también temen que no logren ni recuperar la inversión hecha en mercancía para estas fechas, que en muchos de los casos, recurrieron a préstamos para efectuar la compra de la mercancía que ofertan.

La mayoría de los concesionarios, no tuvieron otra opción más que despedir a empleados y ser ellos mismos quienes atienden el establecimiento, ante la falta de ingreso económico para pagar sueldos.

En los pasillos del “Lázaro Cárdenas”, popularmente llamado “mercado nuevo”, Emilia Ambros Xolo y esposo Jacobo Benito Sánchez, con más de 25 años de comercializar en el inmueble, indican que las ventas durante los primeros 15 días de diciembre no alcanzan ni el 30% de las registrada el año pasado, cuando aumentaron hasta un 60%.

“En verdad que la estamos pasando muy mal, primero cerramos varios meses por el coronavirus, y ahora simplemente la gente no llega, y sin la presencia de los visitantes beliceños, pues la cosa se complica”.

En tanto que Claudia Gabriela Morales Ramírez, con más de 10 años en el “mercado nuevo, expresó que se necesita mayor apoyo de las autoridades estatales y municipales para promocionar los mercados municipales.

“Para esta temporada invertí 30 mil pesos y como están las ventas, Dios quiera y por lo menos recupere la inversión, nos hace falta la presencia de los beliceños, nuestras ventas eran 95% de beliceños y 5% mexicanos”.

En el “Ignacio Manuel Altamirano”, conocido como “mercado viejo”, Ruth Sosa agregó que la gente no ingresa a los pasillos del inmueble, situación que complica la ya de por sí deteriorada condición económica de los locatarios.

Noemí Zúñiga, añadió que no les queda de otras, más que seguir en la lucha y aguantar la difícil temporada decembrina, en espera de tiempos mejores.

Habitualmente, los locatarios de los mercados públicos municipales “Lázaro Cárdenas” e “Ignacio Manuel Altamirano” abren de 8:00 de la mañana a las 5:00 de la tarde, pero durante la temporada decembrina cierran hasta las 8:00 de la noche, en busca de mejores ventas.

Novedades de Quintana Roo