Seis de cada 10 millones de pesos terminó fuera del estado porque los trabajos estuvieron a cargo de empresas foráneas.

En los primeros nueve meses del año, el valor de la construcción en Quintana Roo alcanzó casi siete mil millones de pesos, sin embargo, seis de cada 10 millones terminó fuera de la entidad porque los trabajos estuvieron a cargo de empresas foráneas.

Los datos revelados por el Inegi señalan que entre enero y septiembre los números del sector fueron de seis mil 987 millones de pesos, de los cuales, cuatro mil 354 millones (63.3%) estuvo a cargo de constructoras foráneas y solo dos mil 632 millones (37.7%) fueron de empresas registradas en Quintana Roo.

Sobre la proporción de obras entregadas a empresas locales, Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), dijo que la inclusión y participación en obras del gobierno federal como el Tren Maya, solamente se dará si existe voluntad política de la Federación, lo que hasta la fecha, no se ha dado.

“Es muy importante que las constructoras de Quintana Roo hagan la mayor parte de las obras, porque entre los beneficios de participar y que se integren los constructores de Quintana Roo, están que en el mismo estado pagan sus impuestos, compran el material, generan utilidades, que se traducen en inversiones”.

Expresó que a nivel nacional existen aproximadamente 12 mil constructoras, pero solo el 4% son catalogadas como grandes y muy grandes, unas cuatro mil 800, y muchas de ellas, funcionan como empresas tractoras, y subcontratan a muchas microempresas.

“Queremos que sea en la mejor de las oportunidades, que no abusen de las empresas de menor tamaño pagándoles a precios muy bajos y fuera de tiempo; queremos una oportunidad de desarrollo para todos”.

Ramírez Leal agregó que de acuerdo con análisis del Centro de Estudios Económicos de la CMIC, el Presupuesto de Egresos de la Federación, ejercicio fiscal 2021, proyecta cinco mil 379 millones de pesos en obra pública para Quintana Roo.

De los cuales, cuatro mil millones de pesos son para la realización de las obras correspondientes al Tren Maya, pero la política del Gobierno tiene que cambiar e incluir a las microempresas de la construcción de las zonas para que se desarrollen.

Añadió que la CMIC nacional y Delegación Quintana Roo han manifestado la gran necesidad que se tiene de apertura para las micro empresas constructoras locales, pero sin permitir abusos de las empresas ganadoras de las licitaciones, pero falta la voluntad política, no para obligar, sino para coadyuvar el trato entre particulares.

“Quisiéramos que en las mismas bases de las licitaciones se estableciera incluir las empresas locales, pero no fue así, y hoy tenemos que insistir ante el Fonatur y la Presidencia para que se ayude a la región”.

Manifestó que el Gobierno Federal ha dicho que habrá una gran derrama en la economía de los estados, no se ha visto, pero esperan que pronto se refleje.

Novedades de Quintana Roo