Mencionan que durante todo el año no han recibido ningún tipo de ayuda por parte de la autoridad municipal.

Habitantes de la comunidad de Xcalak denunciaron que el Ayuntamiento de Othón P. Blanco prácticamente los abandonó a su suerte, ya que en todo el año no han recibido ningún tipo de ayuda por parte de la autoridad municipal para sortear la contingencia sanitaria, y mucho menos se han preocupado por brindar los servicios públicos básicos.

Luis Lorenzo López Peralta, ex delegado de la comunidad, replicó que aunque el presidente municipal prometió apoyo a la población por la crisis provocada por el Covid-19, nunca llegó la ayuda prometida.

Hasta el momento, sólo el Gobierno del Estado repartió algunas despensas entre los habitantes de la comunidad.

Tampoco se le ha dado mantenimiento a las calles de la zona, por lo que la mayoría de las vías presentan baches que la hacen intransitable. Son los propios lugareños quienes han tenido que desembolsar de su propio dinero para adquirir sacos de cemento y tapar los hoyancos.

El alumbrado público también es otro de los servicios que no ha recibido ningún tipo de atención por parte del alcalde. Esta situación ha provocado que durante las noches el pueblo se mantenga en penumbras, iluminado únicamente por las luces de las propias casas.

Sobre el servicio de recolección de basura, éste también ha presentado varias interrupciones. Los habitantes de Xacalak mencionan que ellos mismos tienen que transportar sus desechos hasta el pueblo de Mahahual.

En cuanto a seguridad, a pesar de que es uno de los puntos más demandados por la ciudadanía local, ya que en los últimos meses se ha registrado un incremento en el número de robos orquestados por personas que llegan de fuera sólo para delinquir, el alcalde se ha negado a instalar policías en la zona.

Los pobladores denuncian que a pesar de que en varias ocasiones han solicitado una reunión con Otoniel Segovia para tratar estos hechos, hasta el momento se ha negado a atenderlos.

Novedades de Quintana Roo