Varios espacios públicos y privados de la capital del estado no cumplen con los parámetros de inclusión.

Cinco de cada 10 espacios en dependencias públicas, privadas y vía pública en Chetumal no cumplen con parámetros de inclusión, lo que impide el acceso y limita la circulación de las personas con discapacidad.

Cristian Muñoz Castillo, presidente de la Unificación Integral Quintanarroense dijo que a pesar de los trabajos de concientización que la agrupación realiza, aún existen problemas para la inclusión de las personas con discapacidad, porque no todos los accesos habilitados cumplen con las condiciones necesarias.

Señaló que en varios lugares según existen las rampas para facilitar el acceso, pero tienen un ángulo de inclinación muy alto, que impide que las puedan subir sin ayuda, y todavía más grave, se vuelven unas “trampas” para aquellos que las usan.

“Ejemplo de ello son las banquetas y algunas rampas establecidas, las cuales a pesar de estar habilitadas tienen una limitante, ya sea porque no tienen las medidas correctas, o están muy inclinadas, o incluso están obstruidas por un poste o algún señalamiento”.

Muñoz Castillo expresó que ante esa situación, las personas con alguna discapacidad “sufren las de caín” cada vez que acuden a alguna dependencia a realizar trámites o sitios públicos.

Trasladarse por calles de Chetumal representa toda una travesía para las personas con discapacidad

En este sentido, José Alberto Maldonado Blanco, quien padece de una lesión medular desde aproximadamente 14 años indicó que el trasladarse desde su domicilio, ubicado en la colonia Italia hacia cualquier punto de la ciudad, todos los días se vuelven una travesía.

Enfatizó que es evidente que la capital del estado no cumple con el plan Accesibilidad para todos, y los pocos esfuerzos que realizan las autoridades en este sentido, resultan completamente inútiles.

“Existen muchos baches, vidrios, muchos obstáculos en las rampas azules, y ya ni hablar de las rampas para las personas que padecen ceguera”.

Añadió que día a día están expuestos a peligros, como son caer en los baches o ser atropellados, porque no pueden ni circular en las aceras.

“Normalmente circulo en sentido contrario, porque de esa manera puedo ver los vehículos y evitarlos, situación que obviamente no puedo hacer cuando voy en el sentido correcto en las vialidades”.

Recientemente, representantes de asociaciones civiles exhortaron a diputados de la Comisión de Asuntos Vulnerables de la XVI Legislatura del Congreso del Estado a trabajar para fortalecer la Ley para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad.

Novedades de Quintana Roo